PARROQUIA NTRA. SRA. DE LA ASUNCION    ARENAS

 

 

 Enlace con Diocesis de Ávila

 

Os invitamos a visitar la Web del Jubileo teresiano 2017 - 2018 pinchando aquí 

 

                                                                              

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nueva Exhortación del Papa Francisco: "Gaudete et exsultate"

 

Este 9 de abril se ha presentado oficialmente "Gaudete et exsultate", la Exhortación Apostólica del Papa Francisco "sobre el llamado a la santidad en el mundo actual", y que constituye la tercera de su Pontificado. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12). Empieza con las palabras de Jesús «a los que son perseguidos o humillados por su causa», la Exhortación Apostólica firmada por el Santo Padre Francisco el 19 de marzo, Solemnidad de San José, del año 2018, sexto de su Pontificado.

«El Llamado a la santidad»; «Dos sutiles enemigos de la santidad»; «A la luz del Maestro»; «Algunas notas de la santidad en el mundo actual» y «Combate, vigilancia y discernimiento». Son los cinco capítulos, del documento pontificio - publicado en español, italiano, francés, inglés, portugués, alemán, polaco y árabe - en el que el Papa Francisco recuerda las Bienaventuranzas como camino «a contracorriente» que Jesús nos indica para ser un buen cristiano:

«Puede haber muchas teorías sobre lo que es la santidad, abundantes explicaciones y distinciones. Esa reflexión podría ser útil, pero nada es más iluminador que volver a las palabras de Jesús y recoger su modo de transmitir la verdad. Jesús explicó con toda sencillez qué es ser santos, y lo hizo cuando nos dejó las bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-12; Lc 6,20-23). Son como el carnet de identidad del cristiano. Así, si alguno de nosotros se plantea la pregunta: «¿Cómo se hace para llegar a ser un buen cristiano?», la respuesta es sencilla: es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice Jesús en el sermón de las bienaventuranzas. En ellas se dibuja el rostro del Maestro, que estamos llamados a transparentar en lo cotidiano de nuestras vidas» (63).

No es un tratado sino el anhelo de hacer resonar el llamado a la santidad

«No es de esperar aquí un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Porque a cada uno de nosotros el Señor nos eligió «para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor» (Ef 1,4). (2)

El Papa Francisco desea coronar sus reflexiones con María:

«… porque Ella vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús. Ella es la que se estremecía de gozo en la presencia de Dios, la que conservaba todo en su corazón y se dejó atravesar por la espada. Es la santa entre los santos, la más bendita, la que nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña. Ella no acepta que nos quedemos caídos y a veces nos lleva en sus brazos sin juzgarnos. Conversar con Ella nos consuela, nos libera y nos santifica. La Madre no necesita de muchas palabras, no le hace falta que nos esforcemos demasiado para explicarle lo que nos pasa. Basta musitar una y otra vez: «Dios te salve, María…». (176)

Fuente: Vatican News

Nota: 

En nuestro apartado: "Papa Francisco", transcribimos literalmente este domingo el Capítulo I de la Exortación con el título: "EL LLAMADO A LA SANTIDAD"  Pinchar AQUÍ

 

 

 

 

 

 Don Jesús: "Sí a la mujer, como sí al hombre. Hemos de apoyarnos mutuamente"El Obispo de Ávila, sobre el Día de la Mujer: 

 

"La promoción de la mujer es un objetivo general, global, con el que todos estamos conformes. Y la Iglesia, desde luego, no se puede quedar atrás. Sobre los objetivos que la huelga pueda tener, habrá algunos con los que la Iglesia se identifique más que con otros. Ya sabemos que en ocasiones se cometen excesos verbales y gestuales. Pero el fondo es evidente: que la mujer tenga una presencia en la sociedad, una presencia pública, que pueda desarrollar sus valores, que sea reconocida y valorada como tal; esto lo compartimos todos.

Así que digamos sí a la mujer, como sí también al hombre. Todos juntos. Dios hizo al ser humano hombre y mujer: esa es la unidad del género humano. Nos necesitamos, iguales, unidos. Para desarrollar la personalidad y la valía de la mujer no hace falta odiar al hombre, no hace falta que nos odiemos entre nosotros. Todo lo contrario: tenemos que apoyarnos mutuamente. El criterio bíblico, el criterio eclesial, el criterio evangélico, no dejan lugar a ninguna duda con respecto a la postura sobre la mujer. ¿Quién como Jesús ha acogido a las mujeres, las ha valorado, en un tiempo y en un momento en el que estaban socialmente aisladas?"

 

 

 

 

 


Plz Federico Fernández 8. 05400 Arenas de San Pedro (Ávila) | parroquiarenasdesanpedro@gmail.com