PARROQUIA NTRA. SRA. DE LA ASUNCION    ARENAS

 

 REZO CADA DÍA 

              Para rezar el oficio de las horas pinchar aquí  

 

 

 

                                              Fr. Victorino Terradillos ofm


  

*********************

DOMINGO I DE CUARESMA

 

 

 

«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

 

 

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (9,8-15):

Dios dijo a Noé y a sus hijos: «Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañaron: aves, ganado y fieras; con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Hago un pacto con vosotros: el diluvio no volverá a destruir la vida, ni habrá otro diluvio que devaste la tierra.»
Y Dios añadió: «Ésta es la señal del pacto que hago con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las edades: pondré mi arco en el cielo, como señal de mi pacto con la tierra. Cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá en las nubes el arco, y recordaré mi pacto con vosotros y con todos los animales, y el diluvio no volverá a destruir los vivientes.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 24,4bc-5ab.6-7bc.8-9

R/. Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad 
para los que guardan tu alianza

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R/.

Recuerda, Señor, que tu ternura 
y tu misericordia son eternas.
Acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R/.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R/.
 

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (3,18-22):

Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por los culpables, para conduciros a Dios. Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida. Con este Espíritu, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados que en un tiempo habían sido rebeldes, cuando la paciencia de Dios aguardaba en tiempos de Noé, mientras se construía el arca, en la que unos pocos, ocho personas, se salvaron cruzando las aguas. Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente os salva: que no consiste en limpiar una suciedad corporal, sino en impetrar de Dios una conciencia pura, por la resurrección de Jesucristo, que llegó al cielo, se le sometieron ángeles, autoridades y poderes, y está a la derecha de Dios.

Palabra de Dios

Evangelio 

Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,12-15):

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. 
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Palabra del Señor

  LITURGIA   PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. Ciclo B.

1.- Comenzamos orando la Oración colecta: Al celebrar un año más la santa Cuaresma concédenos, Dios todopoderoso, avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo y vivirlo en su plenitud. Por nuestro Señor.

  La misma oración nos introduce en una costumbre eclesial, en la Tradición de los 40 días, Años, en los que se refleja el momento de la gracia, de la presencia, del pecado, del arrepentimiento. Durante este tiempo, toda la vida, un tiempo que dura siempre, el ser humano reflexiona en su situación de desobediencia, y en la nueva situación de salvación definitiva conquistada por Cristo. Entramos en el pueblo de Israel, en la vida de los profetas, en la escucha y llamada a volver al primer amor, al Dios Fiel por todas las generaciones.

No inventamos nosotros la Liturgia, el ciclo del Misterio cristiano, del Hijo amado. Entramos a contemplar la vida y procuramos aún más la inteligencia de Cristo. Meditamos y tratamos de vivir en nuestra vida los pasos de la Pasión amorosa y dolorosa de Cristo, el Sacramento de nuestra Fe. Es llegar a vivir en plenitud, memoria, entendimiento y voluntad, en relación con la Vida y la Persona de Cristo y de todos los hermanos. Es una llamada, invitación y camino, en el que nunca faltará la Cruz como verdad y salvación. Es hacer la vida conforme a las ofrendas, a Cristo ofrenda al Padre.

2.-  En la proclamación del Prefacio.- Aprendemos y realizamos la acción de dar gracias siempre y en todo lugar, por Cristo nuestro Señor. El motivo, la elevación de la acción de gracias a lo largo de todos los sucesos que se realizan en cualquier lugar, por incomprensibles que sean y por más que nos superen, es Cristo. En Él está la razón de nuestra acción de gracias, el motivo de nuestra esperanza, la fortaleza de portar con nosotros toda cruz que sale en el camino de la vida eclesial, del seguimiento y misión.  Debemos descubrir la alta razón de nuestra acción de gracias, de la caridad, de la fe y esperanza: por Cristo. Aquí debemos profundizar con nuestra mirada y afecto, verdad y justicia, ocupación y día. ¡Por Cristo! No otra razón han proclamado los mártires, no otro testimonio dan las voces de los cristianos perseguidos, de las misiones evangelizadoras.

Cristo ha inaugurado nuestra práctica cuaresmal de ayuno, penitencia, oración, entrega y sacrificio, proclamación del amor al Padre con todo el corazón, mente, memoria, llevando su Nombre escrito dentro de nuestro hacer y padecer. Cristo se abstuvo de alimento, vivió de la oración y comunicación con el Padre, hizo penitencia. Son 40 días, al estilo del Pueblo de Israel escogido, de los Profetas puestos a prueba. Cristo rechazó al enemigo, al pecado, “sofocó la fuerza del pecado”. Cristo entra dentro de una lucha, de una pasión, de un sufrimiento, del contacto con la Verdad del Padre, de la Verdad y de la Vida.

Se canta la celebración con sinceridad de esta Pascua. Penitencia y conversión a la sinceridad del corazón, a la vida de verdad, así llegaremos “un día” a la Pascua que no acaba. Mientras ahora vivimos este tiempo de subida a Jerusalén para cumplir la voluntad del Padre “que es alimento”, a “quien hay que adorar únicamente”, esperamos pasar para siempre a la Pascua de la Resurrección.

Nuestro canto de alabanza, la acción de gracias, el himno que no acaba brota de la comunión y visión de Cristo, quien ha realizado su entrega en las manos del Padre, entregando su Cuerpo y Sangre en redención de todo el género humano. No podemos  cesar en el canto, diciendo con el cielo y la tierra, con santa María y los Ángeles, con todos los redimidos: ¡Eres Santo, eres Santo, Eres Santo y digno de toda Alabanza, oh Cordero Degollado!

3.- Nos conviene fijar la atención en algo muy concreto, en un determinado momento. Además de repasar el mensaje del Papa Francisco para esta Cuaresma, adentrándonos en la vivencia relacionada con los hermanos y con Cristo, “Hermano mayor”, podemos desenmascarar todo nuestros alimentos y tentaciones: nos vestimos de superhéroes, nos alimentamos de vanidad y cosas, adoramos dioses de conveniencia, ofrecemos tentación de realidades sin fundamento, para un momento, esperamos en temas y realidades sin peso, en engaños, y nos dejamos seducir.

“No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4,4) ¿Quién se atreve a vivir de la Palabra de Dios, de su verdad, promesa, cercanía, realidad, hermosura, belleza, promesa, contacto y contagio? Es más fácil echar la mano a la oferta de lo sabroso, de lo que llega a la vista, de las promesas vanas, de los dioses falsos que hablan con seducción y conducen al precipicio de la nada más absoluta.

La oración después de la comunión relata un deseo grande: Consolida la esperanza y fortalece el amor, te rogamos, Dios nuestro,  y que nos hagas sentir hambre de Cristo, pan vivo y verdadero, y nos enseñes a vivir constantemente de toda palabra que sale de tu boca. Por Jesucristo.

Grande es sentir hambre de Cristo, vernos necesitados de su Carne que es verdadera comida y de su Sangre que es verdadera bebida, para vivir eternamente. ¿Cuántas hambres llegan a nuestro interior? Hay personas que tienen verdadera experiencia de sentirse saciados, pues al verse  hambrientos de pan y de otras realidades más primarias, gritan y piden hasta verse colmados. Gran experiencia es sentir hambre y sed de Dios, ¿habrá alguien que hoy busque la plenitud, el verse saciado de amor, verdad y vida?

Es una gran prueba y lección el recibir la enseñanza de vivir de la Palabra que sale de la boca de Dios. Es una gracia experimentada que nadie puede olvidar. La Palabra de Dios como alimento plenificador, totalizante.

4.- Lecturas para la Lectio divina: Génesis 9,8-15. “Yo hago un pacto con vosotros: el diluvio no volverá a destruir la tierra. Esta es la señal: mi arco quedará colgado en el cielo; recordaré mi pacto con vosotros y con todos los animales. 

Salmo 24: recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; el Señor enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud.

lPe 3,18-22.- Cristo murió por los pecados una vez para siempre; como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida. Con este Espíritu fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados. Lo de Noé fue un símbolo del bautismo que actualmente nos salva, que consiste en impetrar de Dios una conciencia pura, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro.

Mc 1,12-15.- El Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto 40 días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían.

Jesús, cuando arrestaron a Juan, se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: “Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio”

5.-  Acogemos la proclamación del Evangelio, somos llamados a convertirnos y creer en el Evangelio. ¿Es poco? ¿Es mucho? ¿Es suficiente pregón nuevo para la Asamblea, la Iglesia, la Casa, para la reunión de la Celebración?

En el camino hacia la Pascua, convirtamos nuestra vida a creer y seguir, anunciar y misionar el Evangelio.   

Fr. Victorino,franciscano

 

 

Plz Federico Fernández 8. 05400 Arenas de San Pedro (Ávila) | parroquiarenasdesanpedro@gmail.com